¿Sabes que para vender tu casa necesitas el certificado Energético?

El Real Decreto 235/2013, del 5 de Abril, obliga a su Certificación Energética.

Desde el 1 de junio la ley obliga a tener un certificado energético para las viviendas que están en venta o en alquiler y a mostrar la etiqueta energética para anunciar inmuebles.

¿Para qué sirve el certificado Energético?

La certificación energética es la calificación que tiene la vivienda según su eficiencia energética realizándose a través del cálculo del consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda energética en condiciones normales de ocupación y funcionamiento (incluyendo producción de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración y ventilación) y que se especifica en una escala de 7 letras que van de la A a la G siendo la A la de menor consumo y la G la de mayor consumo energético por metro cuadrado.

La toma de datos se realiza teniendo en cuenta varios factores como metros de fachada que dan al exterior, orientación de la vivienda, el tipo de ventanas y su tamaño total, instalaciones térmicas, m2 de vivienda, etc.

Tenemos que tener en cuenta que la calificación energética nos marcara el consumo de energía por metro cuadrado al año (kWh/m2años), el cual multiplicaremos por los m2 que tenga la vivienda para saber el consumo que tendría de media la vivienda al año.

Pongamos un ejemplo práctico:

Tenemos un apartamento de 62m2, con un consumo energético de clase E de 117kWh/m2, este sería el consumo por m2 que tendría la vivienda anualmente, multiplicado por los 62m2 que tiene la vivienda tendremos un consumo de media anual de 7.254kWh al año, si tenemos a mano una factura de la luz nos debería de poner a cuanto se paga el kWh y podremos sacar el gasto medio anual que produce la vivienda.

Hay que tener en cuenta que si la vivienda es para venir en vacaciones y no se va a utilizar habitualmente, estos datos son estadísticos ya que no se va a dar un uso habitual a la vivienda y el consumo será muy inferior.

Ahora que tenemos claro uno de los puntos que marca la calificación energética que es el consumo energético, vamos a ver otro que sería el de las emisiones de CO2 producida por la demanda de energía y que se mide en KgCO2/m2, una vivienda genera una gran cantidad de CO2 ya sea a través de los electrodomésticos, instalaciones térmicas, etc.

Poniendo un ejemplo práctico:

Un apartamento de 62m2, con unas emisiones de CO2 de 30kgCO2/m2 al año y multiplicado por los m2 de la vivienda tendremos que este apartamento genera 1,8 toneladas de CO2 al año.

Exenciones:

De acuerdo con el artículo 2 del RD 235/2013, se excluyen del ámbito de aplicación:

  1. Edificios protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico, siempre que cualquier actuación de mejora de la eficiencia energética alterase de manera inaceptable su carácter o aspecto, siendo la autoridad que dicta la protección oficial quien determine los elementos inalterables.
  2. Edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas
  3. Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a dos años.
  4. Edificios industriales, de la defensa y agrícolas o partes de los mismos, en la parte destinada a talleres, procesos industriales, de la defensa y agrícolas no residenciales.
  5. Edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50m2.
  6. Edificios que se compren para reformas importantes o demolición (esta excepción no se aplica en partes de edificios).
  7. Edificios o partes de edificios existentes de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo, limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25% del que resultaría de su utilización durante todo el año, siempre que así conste mediante declaración responsable del propietario de la vivienda.

Vigencia:

El certificado de eficiencia energética tiene una validez máxima de diez años a partir de su expedición.

El certificado de eficiencia energética deberá ser actualizado, con carácter previo a la venta o alquiler del edificio o parte del edificio, cuando, por cualquier circunstancia, se produzcan variaciones en aspectos del edificio que puedan modificar el certificado al comportar una variación en la calificación energética, siendo el propietario del edificio o parte del edificio el responsable de la actualización del certificado de eficiencia energética.

A estos efectos, se considera variación en la calificación energética cualquiera de las siguientes modificaciones:

  • La realización de una obra que afecte a la envolvente térmica del edificio.
  • La realización de una reforma de la instalación térmica en los términos contenidos en el artículo 2 del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios.
  • La realización, en edificios de uso terciario, de una modificación en la instalación de iluminación.
  • La modificación del uso o actividad desarrollada en la edificación de modo que repercuta significativamente en el nivel de eficiencia energética.

En la actualización se utilizará la metodología de cálculo y los documentos reconocidos para la certificación de eficiencia energética que resulten de aplicación a los edificios existentes en el momento de realizar la actualización, obteniéndose un certificado de eficiencia energética renovado o actualizado.

Una vez actualizado el certificado, y registrado, se iniciará, de nuevo, el cómputo del plazo de los diez años de validez del mismo.